sábado, 26 de marzo de 2011

Mala Comunicación, Causa de Problemas

Abordaré hoy la segunda parte del tema del doctor Adame, así como el manejo de la información oficial en otros casos.

Ayer comenté cómo se manejó la información de la desaparición primero, y secuestro, después, del Dr. Adame, así como la información de un detenido y su confesión de haber participado en el secuestro. El detenido actualmente está preso en Sinaloa.

Sobre los cuerpos hallados en el poblado del Tule, Jalisco, se publicó:

LA MARINA INFORMA

“Elementos de la Marina anunciaron la localización del cadáver de Saúl Adame Barreto”.

“La Secretaría de Marina informó que el cuerpo del médico estaba en una fosa clandestina en las inmediaciones del poblado El Pihuamo, de Jalisco, 35 kilómetros al noreste de la ciudad de Colima”.

“En atención a una denuncia ciudadana se efectuó una visita domiciliaria en el Poblado de El Tule, en Jalisco, donde se detuvo a un hombre, quien dijo pertenecer a un grupo de la delincuencia organizada, en posesión de dos armas largas, dos armas cortas y un tubo lanzagranadas, así como cartuchos útiles de diversos calibres, granadas de 40 milímetros y presunta droga”. (Ecos de la Costa 18/marzo/2011)

“Durante el interrogatorio, el detenido dijo que conocía la ubicación de fosas clandestinas, donde localizaron varios cuerpos, entre ellos el del doctor Saúl Adame Castillo”.

“Los cuerpos de dos mujeres en una fosa y de dos hombres encontrados en otra fosa clandestina fueron trasladados a las instalaciones del Servicio Médico Forense en Guadalajara”.
“Cuatro cadáveres completos y restos óseos de, al parecer, más personas, hallados en tres fosas clandestinas entre los municipios de Tuxpan y Pihuamo, en los límites con Colima”. (Diario de Colima 19/marzo/2011)

1.- La Secretaria de Marina atendió una denuncia anónima que se acreditó como cierta, porque se detuvo a una persona que confesó ser miembro de un grupo de la delincuencia organizada y tenía en su poder armas, incluso granadas y un lanza granadas, y además, droga.

2.- Adicionalmente, confesó la ubicación de fosas clandestinas, lo que resultó cierto, pues localizaron cuatro cuerpos, dos de hombre y dos de mujer, y partes de otros.

3.- Según la Marina, el detenido confesó que uno de los cuerpos era del Dr. Adame, ¿Inventó el detenido ese hecho?, ¿fue una conclusión de la Secretaria de Marina?

Lo demás resultó cierto: denuncia, casa de seguridad, detenido, armas, droga, fosas y cadáveres sin identificar legalmente.

¿Quién dijo que el cuerpo era del Dr. Adame, el detenido o la Marina?, se desprende de la declaración que el detenido lo dijo a la Marina y ésta lo informó a los medios, pero ¿ fue así en realidad?

EL GOBIERNO ESTATAL INFORMA

“El gobierno de Colima anunció que todavía no es oficial que el cuerpo sea de Adame Barreto”.
En Casa de Gobierno, la Procuradora General de Justicia del Estado de Colima, Yolanda Verduzco Guzmán, ofreció una entrevista a DIARIO DE COLIMA y a Televisa, y dio lectura al siguiente comunicado:
“1.- Como el propio comunicado de la Secretaría de Marina lo establece, se trata de la presunción y no de una confirmación debidamente comprobada que nos permita afirmar en este momento que se trata del Doctor Saúl Adame Barreto.
“2.- En virtud de que la presunta localización del cuerpo se dio en el estado de Jalisco, de manera inmediata la PGJ de Colima estableció comunicación formal con la PGJ de ese estado vecino para contar con la información oficial que permitiera iniciar las indagatorias para confirmar que dicho hallazgo corresponde precisamente a lo informado por la Secretaría de Marina”.
“La PGJ de Jalisco, a quien por ley le corresponde la investigación y comprobación correspondiente.
“3.- Con las fotografías que elementos de la Secretaría de Marina nos mostraron a la PGJ de Colima y a los familiares, del presunto cuerpo del doctor Adame, la familia afirmó que no encontraron ninguna característica física que corresponda al cuerpo del doctor Saúl Adame”.
“Es necesario realizar las pruebas periciales correspondientes, para el caso que nos ocupa la odontológica y la de ADN, para poder afirmar categóricamente que algunos de los restos encontrados corresponden al doctor Saúl Adame Barreto”. (Diario de Colima 18/marzo/2011)

1.- Es correcto, que no se acepte la identidad de un cuerpo sin los análisis periciales correspondientes y sin las evidencias que permitan la identificación cierta y legal.

2.- Es correcto que la familia no acepte de oídas la veracidad de un hecho que les duele y afecta en lo más intimo.

3.- Surgen preguntas: ¿Los cuerpos encontrados tenían restos de ropa o no?, ¿por qué no se informó en qué se basaba la confesión del detenido sobre la identidad de los cuerpos?, ¿por qué se convoca a una conferencia de prensa para desmentir a la Secretaria de Marina sin elementos periciales y forenses que sustenten el desmentido?

¿Por qué no se pidió a la Secretaria de Marina la información que diera sustento a lo que había informado sobre la identidad de los cuerpos?, ¿por qué la Secretaria de Marina sustentó su declaración y la información de oídas de un detenido que no declaró conforme a la ley?, ¿por qué tanta prisa por una conferencia de prensa y sobre todo en dar información sin tener el sustento pericial o forense para desmentir a la Secretaria de Marina?

4.- La Secretaria de Marina no mostró físicamente, a los familiares y a la procuraduría local, los cuerpos localizados en las fosas clandestinas, para su reconocimiento o validación del dicho del detenido, sino que únicamente mostró fotografías, pero no los cuerpos.

¿Por qué la procuraduría local no acudió de inmediato, o no informó si lo hizo, a ver físicamente los cuerpos y después dar la información en la conferencia de lo que vio en El Tule, Jalisco, o en el SEMEFO de Guadalajara?

¿Por qué pretender identificar un cuerpo sin verlo físicamente, como legalmente corresponde?

Sólo falta que digan que les mandaron las fotos por internet.

5.- Es correcto, por ser necesario, el análisis de ADN y periciales odontológicas, lo que quiere decir que los cuerpos enterrados en fosas clandestinas no eran reconocibles a simple vista y mucho menos a través de fotografías, como se pretendió hacer la primera identificación “de oídas” y luego con fotografías.

6.- La Procuraduría de Colima informó que corresponde a la Procuraduría de Justicia de Jalisco, la investigación y la comprobación correspondiente.

Lo que quiere decir que la procuraduría de Colima podrá coadyuvar o estará coadyuvando al aceptar la presunción de la identidad de uno de los cuerpos, sino con qué carácter coadyuva.

REUNION DEL GABINETE DE SEGURIDAD

“A la reunión del Gabinete de Seguridad Pública, celebrada el jueves 17 de marzo, por la tarde en la Casa de Gobierno, y que fue presidida por el gobernador Mario Anguiano Moreno, asistió el comandante de la Sexta Región Naval Militar de la Secretaría de Marina-Armada de México, almirante Jaime Mejía Michel, para ampliar la información que esa mañana había sido difundida por la propia dependencia Naval”.

“La reunión inició a las 17:30 horas en Casa de Gobierno, asistieron familiares y la esposa del Dr. Saúl Adame, incluso trascendió que está dispuesta a identificar los restos encontrados, toda vez que es odontóloga y cuenta con el expediente clínico de su esposo”. (El Comentario 18/marzo/2011)

TRASLADAN AL D.F. A INFORMANTE

“La Secretaría de Marina trasladó a Francisco Montaño González, (a) Montaño, a la Ciudad de México, luego de que proporcionara información para encontrar fosas clandestinas”.
“Montaño González, de 33 años de edad y originario de Michoacán, fue detenido el jueves por la Marina en una casa de seguridad en el poblado de El Tule, Jalisco”.
“El detenido será puesto a disposición de la Procuraduría General de la República”. (Diario de Colima 19/marzo/2011)

1.- El detenido se llama Francisco Montaño González, es de Michoacán, 33 años, fue trasladado a la Ciudad de México y puesto a disposición de la Procuraduría General de la República.

Es lógico, si confesó formar parte de un grupo de la delincuencia organizada, lo tiene que interrogar la PGR o la SIEDO y además, si se le encontraron droga y armas, granadas y lanza granadas, el asunto se hace federal, por lo que respecta al detenido.

2.- La identificación de los cuerpos corresponde a la Procuraduría de Jalisco.

3.- La procuraduría de Colima no tiene en este caso, ni los cuerpos, que están en Jalisco, ni al detenido, que está en el D. F., ni tampoco al detenido que está en Sinaloa y que confesó haber secuestrado al Dr. Adame y haberlo entregado a un grupo delictivo de Jalisco.

Sólo tienen las fotografías, pero no son suficientes y espero que no correspondan al Dr. Adame y que pronto se reintegre con su familia y todo sea una equivocación y un mal manejo de la información.

LA HERENCIA

Así ha sido, la información sobre los temas heredados por el gobierno anterior, no ha sido la adecuada, así pasó antes con el endeudamiento y ahora pasa con la inseguridad.

Dos, en el tema de la inseguridad y las ejecuciones del crimen organizado, siempre se negaron los hechos, se justificaban diciendo que los ejecutados o desaparecidos no eran de Colima, o bien, que quienes eran víctimas del fuego criminal, lo eran porque andaban en eso.

El año pasado, hubo más de 150 ejecutados, 40 secuestrados o levantados, 35 balaceras, más de 60 heridos etc., etc. Víctimas inocentes como la del Doctor Mario Robles, que no era de fuera y no andaba en eso, probaron que la política de comunicación es parte del problema.

La ejecución de personalidades de la política local, como Silverio Cavazos Ceballos o la desaparición del Doctor Saúl Adame, han sido prueba de que quienes han sido víctimas de la violencia que priva en Colima son colimenses y que la información sobre estos hechos no satisface a la mayoría de la población, ya no digamos la resolución de los casos.

Tres, la información sobre estos hechos ha sido confusa y ha generado en muchos colimenses la percepción de que no únicamente se comunica mal, sino que se ocultan cosas, y no digo que las oculten, sino que esa sensación dejan en la gente.

La política de comunicación de involucrar a personas sin pruebas en hechos ilícitos y privilegiar el efecto distractor como instrumento de confusión, no únicamente ha generado molestia o enojo, sino la percepción cada vez más arraigada, de que la estrategia es difamar, no informar.

Y en este sentido, quien dirige la información oficial es también herencia del gobierno anterior, por eso es la misma estrategia y los mismos resultados.

La Información que se generó sobre la renuncia del jefe de inteligencia del Centro de Control y Comando (C4), Almirante Humberto Cano, días después de su separación, generó, además, suspicacias y especulaciones sobre el verdadero motivo de su renuncia.

La forma como se detuvo a los elementos de la Judicial, primero como una depuración, como estrategia del gobierno local y luego como un operativo conjunto con la Marina y después como responsabilidad única de la Marina, creó confusión y desconfianza.

Las discrepancias en el número de judiciales detenidos y liberados, evidenció que cada quien tiene cifras diferentes.

La información sobre el trato a los judiciales detenidos y los hechos de tortura denunciados, dejaron la sensación en los judiciales liberados de que les pusieron el dedo equivocadamente y que sus mandos superiores los entregaron sin razón a la Marina y en la gente quedó la idea porque así lo ha dicho el gobierno local, que los policías están infiltrados, pero que no se sabe cuántos, quiénes y hasta dónde.

La Procuradora estatal dijo que el 20%, casi 90 de los 450 integrantes de esa corporación, si ya liberaron a 37 detenidos de 45 y quedan arraigados o detenidos 8, ¿quiere decir, que hay más de 80 sin identificar?, o deberá rectificar la Procuraduría estatal o aceptar que los entregaron equivocadamente en su estrategia de depuración, o que no es cierto que en la policía judicial son tantos los infiltrados o coludidos con el narco.

Ya lo dije en una colaboración anterior, que ojalá no fueran ciertos los datos que daba la Procuraduría y que de ser ciertos, perderíamos la capacidad de asombro por el grado de infiltración del narco en la judicial, como lo anunció la Procuradora en febrero.

El gobierno ha informado que un integrante de la policía estatal preventiva participó en la ejecución de Silverio Cavazos, identificado con nombre y huellas dactilares; o sea, se reconoce oficialmente que un miembro de la PEP, participó en el crimen.

El gobierno ha informado, que se detuvo a elementos de la Policía Judicial Estatal (PJE), vinculados con el narcotráfico, dos detenidos, de los once detenidos en Manzanillo vinculados a un cartel de Jalisco.

¿Qué percepción queda de la información oficial?

Una, que el gobierno del estado da a conocer los hechos y no está solapando a los policías que estén involucrados y otra, que elementos de las dos corporaciones estatales, la policía preventiva y la judicial, están involucradas en hechos delictivos.

No lo digo yo, lo ha dicho el gobierno del estado, incluso el presidente Calderón informó lo del policía preventivo vinculado a la ejecución de Silverio Cavazos, y la Marina lo ha dicho respecto a los judiciales y el gobierno del estado lo dijo también, originalmente, cuando los detuvieron.

Y no es menor el manejo informativo en contra de familiares, de periodistas que resultan incómodos, la persecución se materializó en exceso en el caso de Héctor Sánchez Espinoza, al desplegar contra él, el aparato de procuración de justicia y de comunicación social del gobierno para pretender, sin éxito, acreditarle un ilícito.

La celeridad y el escándalo mediático, sumado al deseo de desacreditar y difamar, hicieron evidente que algunos funcionarios, saben hacer funcionar el aparato para pretender crear culpables. ante la falta de resultados en cuanto a detener y castigar a los verdaderos delincuentes.

La justicia federal tuvo que proteger de esa pretensión oficial a un joven ciudadano cuyo “delito” es ser hijo de quien es.

En aquella ocasión, en esta columna escribí: “En el caso de Suchitlán, pregunto: ¿Por qué puede más el deseo de venganza que la eficacia con el crimen organizado? Y ¿Por qué en una semana donde hay 10 asesinatos, se uso como distractor de la violencia el caso de Suchitlán? Por razones obvias”.

Eso motivó que el vocero del gobierno anterior, Jorge Humberto Silva Ochoa, me acusará de defender el narcotráfico, pero la justicia federal no lo consideró así y ya dio su veredicto.

Nadie espera que se disculpen.

Sigan informando como puedan.

www.aproposito2004.blogspot.com