sábado, 25 de febrero de 2012

EL DISCURSO DEL GENERAL SECRETARIO


El discurso pronunciado el pasado 10 de febrero por el actual secretario de la Defensa Guillermo Galván Galván durante la ceremonia por el 99 aniversario de la marcha de la lealtad se significó por tres cosas.

1.- La Lealtad del ejército.

2.- El Reconocimiento de que la lucha contra el narcotráfico no se va ganando.

3.- La Riña política.

Primero: Sobre la lealtad, el general dijo: “La lealtad para la fuerza armada en las actuales circunstancias del país. Lealtad es, para empezar, reconocer los errores y aceptar las recomendaciones “que nos hacen los organismos competentes” y reparar el daño a las víctimas, pero también se le debe lealtad al subalterno que arriesga la vida en esta lucha y, por tanto, se debe investigar a fondo y “discernir aquellos casos tendenciosos que buscan desprestigiar a la institución y desviar la acción de la justicia a favor de los delincuentes”.”

Está claro que se refiere el señor secretario a las críticas que con razón y sin razón se han hecho a las fuerzas armadas por la violación a derechos humanos en la lucha contra el narcotráfico; en algunos casos, los excesos se han reconocido y castigado por el propio ejército, en otros no ha sido así, y en otros son orquestados, incluso, por los propios delincuentes.

Felipe Calderón, como todos sabemos, ha incorporado a la lucha contra el narcotráfico, en virtud de que el Artículo 89 constitucional, que faculta al Presidente de la República para: “disponer de la totalidad de la Fuerza Armada y de la Fuerza Aérea para la seguridad interior y la defensa exterior de la Federación”.

En ese sentido, el ejército mexicano ha demandado se amplíen las facultades legales del instituto armado para participar conforme a la ley en esas tareas. Así, el general Secretario expresó: Es lealtad, “proponer y solicitar respetuosamente reformas al marco legal vigente, con los propósitos de custodiar mejor a la comunidad y preservar la integridad y el prestigio de la institución”, “no se trata de arrogarnos privilegio alguno, ni de desempeñar funciones que no nos correspondan”.

Está claro: se requiere ampliar el marco legal.

Segundo: El general Secretario fue contundente al afirmar: “En algunas regiones del país, la delincuencia organizada se apropió de las instituciones del Estado, y en ese apoderamiento diversificó sus actividades para despojar a la sociedad de lo que por derecho le corresponde, generando un clima de violencia inusitado”. Añadió: “Es evidente que en aquellas latitudes del territorio nacional el espacio de la seguridad pública está totalmente rebasado. Es menester reconocer que es la seguridad interior la que hoy se encuentra seriamente amenazada”.

Cinco días después, el secretario de Gobernación dijo que el crimen organizado ha penetrado los tres niveles de gobierno, pero tampoco calificó la gravedad del fenómeno, ni qué resultados han dado los esfuerzos por expulsarlo de las instituciones contaminadas. (Milenio 16/feb/2012)

Y este mismo mes, la embajada norteamericana emitió nueva alerta para que ciudadanos norteamericanos tengan cuidado al visitar 18 entidades federativas, entre ellas Colima, por los altos índices de inseguridad y en algunas de ellas se recomienda no viajar.

Está claro, así, que el gobierno federal reconoce, en voz del propio Secretario de la Defensa, que en muchas regiones del país la lucha contra la criminalidad no se va ganando y que muchas regiones están en manos de los delincuentes y que además, la seguridad interior del país se encuentra seriamente amenazada.

Se hace evidente el fracaso de Calderón en la lucha contra el crimen organizado.

“El Secretario de la Defensa, Guillermo Galván Galván, reconoció durante la ceremonia por el 99 Aniversario de la Marcha de La Lealtad, que encabezó el presidente Felipe Calderón, que la criminalidad en el país evolucionó sigilosamente durante décadas. Primero, como pandillas, operando con un bajo perfil, controladas por las policías locales.”

“Con los años, las bandas pasaron a un proceso de enquistamiento en la sociedad, con la colaboración de la propia autoridad.” (Milenio 10/feb/2012)

Es lógico que el ejército reconozca esta situación, recordemos que hace apenas unos días, el propio ejército desmanteló un laboratorio en Atlajomulco, Jalisco, con 15 toneladas de mentafetaminas con un valor aproximado de 58 mil millones de pesos, según dio a conocer el General comandante de la quinta región militar de la que forma parte Colima.

Si de este tamaño es lo que manejan los narcotraficantes, es entendible que su cuantioso dinero les permite enfrentar de tú a tú al ejército mexicano.

Si ese solo decomiso de 58 mil millones de pesos en valor de mercado y si consideramos que la Secretaría de la Defensa tiene anualmente 55 mil millones de pesos como presupuesto; o sea, menos que el valor de un solo laboratorio y que la PGR tiene como presupuesto anual 15 mil millones de pesos; o sea, apenas el 25% de lo decomisado en un solo laboratorio. Es explicable que las fuerzas del orden no han podido ganar esa guerra.

Tercero.- Destaca la línea política que el general Secretario da en su discurso, cuando afirma: “Somos leales a la mujer que aspira a su desarrollo y a crecer su legítimo derecho para contar con un proyecto de vida al sumarnos con determinación y entusiasmo a las políticas del gobierno federal que impulsan la equidad de género”.

Está claro que se está refiriendo a Josefina Vázquez Mota, me parece que fue innecesario que el excelente discurso que el general Galván pronunció se hubiera manchado con este comentario de lealtad a la mujer que compite a la silla presidencial y que aspira como ya lo ha dicho a ser la comandante de las fuerzas armadas, era innecesario, pero bueno, así también se expresa la lealtad del general Secretario al Presidente Calderón quien de seguro le ordeno que así lo dijera.

CONTRA LA IMPUNIDAD DICE EL SEÑOR SECRETARIO GALVÁN

En su discurso del día 19 de febrero, con motivo del día del Ejército Nacional, el general Secretario destacó el compromiso de los soldados con la no impunidad, lo cual se refleja con la instrucción presidencial de explorar mecanismos para remitir a las instancias de procuración y administración de justicia ordinarios, los casos en que el personal militar haya violado los derechos humanos de civiles.

Los órganos del fuero de guerra, en el uso pleno de su autonomía, se han pronunciado a favor de transferir a Ministerios Públicos y jueces federales procesos penales derivados de recomendaciones de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) o de conductas indiscutibles e imputables a militares por vulnerar los derechos fundamentales del gobernado y sus garantías.

Galván Galván aseveró “El crimen enferma y daña a los pueblos, desgasta las energías y ensombrece los ánimos, pero nunca, nunca en ningún lugar del mundo, triunfa como idea, como esquema o como organización.” (Milenio 20/feb/2012)

Es cierto lo que dice el general Galván existe un compromiso en el ejército ratificado en los hechos de castigar a los militares que delincan, la propia Secretaría de la Defensa informó: “pixCinco Generales Diplomados de Estado Mayor del Ejército, dos de Brigada y tres Brigadieres, están actualmente en prisiones militares, acusados de diversos delitos.”
“Además, otros 13 jefes militares, dos con grado de Coronel, seis con grado de Teniente Coronel, y cinco con grado de Mayor, están presos, de acuerdo con cifras de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) obtenidas a raíz de solicitudes de información vía transparencia.”
“Los delitos por los que los mandos son procesados van desde el homicidio de civiles, inhumación ilegal de cadáveres, abuso sexual hasta tortura y contra la disciplina castrense.”
“Entre los que están actualmente presos se encuentra el General de Brigada Diplomado de Estado Mayor, Manuel de Jesús Moreno Aviña, acusado por sus propios subalternos de ordenar ejecuciones de civiles, torturas, inhumaciones clandestinas, tener tratos con narcotraficantes, entre otros delitos, que habrían sido cometidos cuando fue comandante de la Guarnición militar de Ojinaga, Chihuahua, entre abril de 2008 y agosto de 2009.”
“Uno de los Generales Brigadieres es procesado por malversación y deserción y el otro por lesiones culposas por responsabilidad profesional.”
“En cuanto a los dos Coroneles, uno está acusado del delito de violencia contra las personas causando homicidio calificado y otro de infracción de deberes comunes a los que están obligados a servir en el Ejército.”
“Dos Tenientes Coroneles son procesados por violencia contra las personas causando homicidio e inhumación clandestina; otro es señalado por allanamiento de morada y pillaje, mientras que otros tres enfrentan cargos por infracción de deberes comunes a los que están obligados a servir en el Ejército, peculado y malversación.”
“La Sedena reporta a 344 militares presos actualmente por diversos delitos. En este conteo no se incluyen los que están procesados o están sentenciados por el delito de deserción.”
“De acuerdo con la dependencia federal, 32 militares han recibido sentencia por nexos con la delincuencia organizada de 2007 a 2011, y 19 han sido sentenciados derivado de Recomendaciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), por delitos cometidos en el marco de la lucha contra el crimen.” (Mural 19/feb/2012)

Así es, no hay impunidad dentro de las fuerzas armadas: El propio ejército castiga a quienes violentan la conducta militar o comenten algún ilícito del fuero común. No hay impunidad bajo el pretexto de la lucha contra el crimen organizado.

GENERAL PAGADO POR LOS ZETAS EN COAHUILA

La organización criminal de Los Zetas tenía en la nómina a un General de la Sexta Zona Militar, con sede en Coahuila, de acuerdo con investigaciones de la Procuraduría de Justicia Militar y la PGR.
En la causa penal 279/2011 del Juzgado Primero Militar en la Ciudad de México, aparece el testimonio de un operador de la banda delictiva, quien acusa de colaboración a quien se desempeñaba, por lo menos hasta marzo de 2011, como jefe del Estado Mayor de esa zona militar.
El nombre del General ha sido omitido en los expedientes.
Pedro Toga Lara, "El Guacho", detenido por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) el 12 de marzo de 2011 en Saltillo, detalló a las autoridades ministeriales que le constaba que decenas de militares ayudaban a Los Zetas, pues él pagaba parte de esa nómina.
"El día 6 de marzo de este año fue el día en que le pagué personalmente la nómina de los militares (de) parte de la organización de Los Zetas, vi que el General que estaba recibiendo dinero por parte de Los Zetas era el General Jefe del Estado Mayor de la Zona Militar de Saltillo.
Derivado de esta investigación, la Sedena encarceló a 16 miembros de la Sexta Zona Militar, con sede en Coahuila, por colaborar con Los Zetas, grupo al que entregaban información para que pudieran evadir los movimientos y operativos de la milicia.

Consultada al respecto, la Sedena dijo en un comunicado que "el expediente de referencia continúa abierto". Firmado por el General brigadier Ricardo Trevilla, el texto dice que, "hasta el momento", no existen elementos que "involucren a algún o algunos otros militares".
Sin embargo, precisa, "las indagatorias de ley continúan desarrollándose, las cuales concluirán hasta que se deslinde la totalidad de responsabilidades, y en caso de la que la PGR solicite nuevamente la colaboración de la Procuraduría Militar, ésta dará los apoyos necesarios, como lo ha hecho en todos los casos solicitados". (Mural 18/feb/2012)

A Propósito…

1.- Es cierto, lo que dijo Calderón sobre la encuesta cuando afirma que Josefina Vázquez Mota tiene una desventaja de 4 puntos con Enrique Peña, sí, son 4 puntos: uno, la pobreza; dos, el desempleo; tres, la corrupción oficial y cuatro, la violencia con 50 mil muertos. Claro, esos cuatro puntos mantienen a Josefina en desventaja.

Pero cuidado después de Michoacán la rabia presidencial no se agota.

www.aproposito2004.blogspot.com